Uso y abuso de la negrita en los blogs

Ya hace tiempo se sabe que en una pantalla normalmente no leemos, como lo hacemos en un texto sobre papel, sino que pasamos la vista o lo escaneamos para hacernos una idea general del contenido, y luego si nos interesa, hacemos una lectura más pormenorizada.

Para facilitar que en ese escaneado el visitante capte la información principal que queremos transmitirle, uno de los recursos más utilizado es los textos en negrita.

Mediante la negrita podemos destacar el concepto esencial de las ideas que tratamos de exponer, o sea, aquello que enfatizaríamos mediante el tono si esto fuera una conversación hablada.

Además, los buscadores toman las palabras resaltadas como términos clave a la hora de indexar las páginas, con lo que haciendo una buena selección de dichas palabras, podemos mejorar nuestro posicionamiento entre los blogs que traten el mismo tema.

Eso sí, en el caso de los lectores humanos, un uso excesivo de la negrita hace que pierda su eficacia, ya que al querer destacarlo todo, en realidad no destacamos nada, pues todo queda al mismo nivel, y en el caso de los robots de los buscadores, estos suelen penalizar el abuso de términos resaltados.

Mi uso de la negrita en este blog tiene como objetivo que cuando un lector entre, sepa de un vistazo si lo que cuento le va a interesar y capte rápidamente los temas principales de los que trata mi artículo. Y lo hago a pesar de que ahora se ha puesto de moda entre los gurús del blogging decir que usar la negrita es un truco “fácil” para captar la atención de los visitantes y los robots de los buscadores, pero en mi opinión, si lo que escribes no es interesante, aunque lo rodees de bengalas de colores no interesará, en cambio los destacados pueden facilitar la lectura eficaz de los textos online.