¿Una vigilancia preventiva en nombre de la seguridad?

El reciente incidente sobre la falla de seguridad que expuso las fotografías de los votantes habilitados el padrón electoral puso la mirada sobre el manejo de datos personales que tiene el Estado sobre los argentinos. Este incidente reveló gran parte de las imágenes registradas durante la tramitación del nuevo DNI, una gestión que impulsó una serie de iniciativas para llevar a cabo diversas tareas preventivas en materia de seguridad.

Privacidad sistema sibiosConocido como Sibios, el Sistema Federal de Identificación Biométrica para la Seguridad es una base de datos centralizada que almacena en un único lugar todos los recursos necesarios para la identificación de una persona, basados en los registros digitalizados de las huellas dactilares y las fotografías de los ciudadanos. Fue anunciado en noviembre de 2011 por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

La meta principal del sistema de identificación biométrica es la identificación y registración digital de toda la población, utilizando diversos canales de recolección de datos. Uno de ellos es la renovación del documento nacional de identidad, un trámite que está asociado junto a la gestión del pasaporte, que aporta tanto el retrato fotográfico como la huella en formato digital. A su vez, este procedimiento se complementa con los controles que realiza Migraciones con sus dispositivos electrónicos, que a fines de 2012 contabilizó más de 8 millones de registros entre los ingresos y egresos de la Argentina.

Sibios también cuenta con el aporte de las huellas dactilares tomadas por la Policía Federal Argentina, que desarrolló su propia plataforma, el Sistema Automatizado de Identificación de Huellas Digitales (AFIS), considerado un antecesor del Sibios. Complementado con la base de datos del Registro Nacional de las Personas, el sistema del Ministerio de Seguridad aspira a ofrecer respuestas en tiempo real sobre la identificación de una persona, sea desde una consulta realizada de forma remota por un oficial de tránsito o desde una cámara de seguridad.

Sistema sibios

Con un alcance nacional, Sibios está bajo la órbita del Ministerio de Seguridad y tiene como usuarios iniciales a la Policía Federal Argentina, Gendarmería nacional, Prefectura Naval Argentina, Policía de Seguridad Aeroportuaria, Registro Nacional de las Personas y Dirección Nacional de Migraciones.

Por su parte, la Oficina Nacional de Tecnologías de Información (ONTI), dependiente de la Jefatura de Gabinete, es el organismo responsable de la implementación de la infraestructura técnica de Sibios.

“Basados en el argumento de la seguridad, Sibios identifica a las personas desde todo ámbito, incluso desde el espacio público, al cruce con cámaras de seguridad. Parte desde el concepto orweliano de mantener vigilada a la población”. La naturaleza de Sibios presupone que todo ciudadano es un delincuente, una tarea preventiva contraria al tipo de sociedad que queremos vivir.”

“Sabemos que todas las fuerzas se seguridad, tanto a nivel nacional como provincial, pueden realizar consultas a Sibios, pero desconocemos el grado de acceso a los datos. ¿Qué requisitos deben tener para llegar a esta instancia? ¿Bajo qué motivos pueden ingresar al sistema?”, se pregunta Busaniche. “Toda base de datos masiva de estas características siempre tiene un fin específico, que pone a la ciudadanía en una posición de asimetría frente al Estado”, agregó.

“Pensemos en cuánta gente tendrá acceso a semejante base de datos y software de identificación. Está claro que la sola existencia de tal base de datos y tales mecanismos de identificación representan -cuando menos- un peligro para el derecho básico al anonimato y la privacidad”.