Un perro que vive junto a su dueño, en el cementerio.

Pocos días después del 24 de marzo de 2006, cuando Miguel murió, Capitán decidió abandonar la casa donde vivía, en la ciudad cordobesa de Villa Carlos Paz. El perro que él había llevado al hogar como una sorpresa para su hijo, a pesar de la tibia oposición de Verónica, su esposa, se fue sin rumbo …

Seguir leyendo