Cinco recomendaciones para el uso sin riesgos de la webcam

Hoy en día prácticamente todos los dispositivos informáticos traen incorporados camara web por ello es que les recomiendo seguir estos cinco consejos básicos para un uso seguro de la cámara web:

UNO

Usarla únicamente con interlocutores de máxima confianza y no hacer delante de ella nada que no se haría en público.

DOS

Tener presente siempre la información de contexto que la cámara puede estar transmitiendo. Una cámara no solo muestra  la  del rostro, también ofrece una serie de datos, como la edad aproximada, el estado de ánimo, el lenguaje corporal,  la expresividad, el tipo de ropa y de hogar, si existen personas cerca y con qué frecuencia aparecen, datos de contextos como la fotografía de un  deportivo o de un artista, toda información que en manos equivocadas puede tornarse peligroso.

TRES

Mantener el equipo libre de software malicioso para evitar activaciones remotas. Por desgracia, es algo demasiado sencillo para algunos. Instalando alguno  programa malicioso en el equipo se puede manipular la cámara consiguiendo incluso desactivar el aviso luminoso que delata que se encuentra en funcionamiento.

CUATRO

Girar la cámara hacia un ángulo muerto cuando no se esté usando porque de esa manera evitamos que, por un descuido o una activación remota, pueda emitir imágenes inadecuadas. Si viene integrada en el equipo es portátil, basta taparla con cinta adhesiva o similar.

CINCO

Si se pretende conocer la identidad del interlocutor y se intercambia con él la imagen de la webcam por unos instantes, se le debe pedir en esos momentos que realice alguna acción particular (por ejemplo, simular unas gafas rodeando sus ojos con los dedos) que nos garantice que no está mostrando una grabación.

Las familias han de valorar este dispositivo como lo que es: Una cámara que captura información audiovisual y la envía al interlocutor. No puede ser considerado como un accesorio más que siempre es bienvenido y sobre el que no hay que hacer ninguna consideración. Visto lo anterior, es claro que no se aconseja permitir su uso a determinadas edades, porque el saldo de las aportaciones frente a los riesgos potenciales es radicalmente negativo.

En el sitio cuidadoconlawebcam.com se presentan de manera didáctica todas estas situaciones de forma que tanto niños, niñas y adolescentes como padres y madres, puedan conocer qué momentos delicados pueden darse con la cámara web y cómo evitarlos.

Basado en el articulo de  Jorge Flores para el sitio PantallasAmigas